Quinta del Ynfanzón

Boda de Rebeca y Diego - Producciones CM

Quinta del Ynfanzón

Quinta del Ynfanzón

Rebeca y Diego, una boda muy romántica

Esta es una historia que demuestra que el amor encuentra siempre el momento y el lugar para hacerse realidad. Rebeca y Diego se conocieron de la manera más casual. Ella, matrona, empezó a salir a tomar algo a uno de los bares de los que es dueño Diego. Así surgió el amor. Charlando y conociéndose un poco más cada día y hasta hoy. Día en que ya son marido y mujer.

Su boda tuvo lugar un día fabuloso en el que el sol brillaba por la tarde en La Quinta del Ynfanzón.

Quinta del Ynfanzón.

Un edificio lleno de historia

Quinta del Ynfanzón esta enclavado en las afueras de Gijón y muy cerca de la Universidad Laboral, La Quinta del Ynfanzón fue el lugar mágico donde Rebeca y Diego se dieron el sí quiero. Una casona asturiana espectacular que ha ido pasando de padres a hijos durante casi los diez últimos siglos.

A parte de la casa, los novios pudieron disfrutar de una finca de casi 100.000 metros cuadrados en la que los árboles autóctonos son los verdaderos protagonistas. Frente a la casa se expande el jardín principal compuesto por dos caminos que se juntan en la terraza.

El esperado día de la boda tanto Rebeca como Diego se prepararon en La Quinta del Ynfanzón. Cada uno en una habitación diferente, pero dispuesta para ellos.

Bodas en Quinta del Ynfanzón

Rebeca, la novia sin nervios

Rebeca mostró su tranquilidad en todo momento. Incluso durante los preparativos en los que fue peinada por su prima. Su melena rubia fue ligeramente ondeada para colocarle después una preciosa corona de flores que iba a juego con su ramo de novia.

El vestido, romántico y con una caída de encaje que terminaba en cola hacía de Rebeca toda una espectacular princesa en el día de su boda.

Quinta del Ynfanzón

Diego, el novio sonriente

Diego no perdió la sonrisa en ningún momento. También pudo vestirse en La Quinta del Ynfanzón donde se puso un traje color negro y con corbata verde, perfecto para dar el sí quiero.

Una vez llegada la hora, la novia se subió a su calesa y llegó al compás de la música tocada por gaiteros. Delante de ellos, estaban sus 4 sobrinos encargados de llevar los anillos para la ceremonia civil en Quinta del Ynfanzón.

El lugar estaba precioso. Todo había sido perfectamente decorado. Los árboles y el entorno corrió a cargo de la weding planner My Candy Noa.

En medio de toda esa hermosa decoración apareció Rebeca. Un pasillo de flores con los invitados de ambos a cada lado fueron testigo de su encuentro con Diego. La ceremonia fue muy alegre en todo momento y durante la cual, la tía del novio y la madre de Rebeca, no quisieron perder la oportunidad de acompañar a los novios con sus discursos.

La tía del novio contó las travesuras de Diego durante toda su infancia. Y la madre de Rebeca emocionó a su hija con sus palabras hasta hacerla llorar. Todo un torbellino de emociones las que se vivieron allí.

Una vez casados llegó el momento del arroz, que fue amenizado con el Asturias Patria Querida tocado por la banda de gaiteros allí presentes.

Ceremonia civil en la Quinta del Ynfanzón

Un banquete muy soleado

Lo cierto es que los novios tuvieron mucha suerte, ya que el sol quiso hacer acto de presencia durante todo el día. Tanto fue así, que los invitados pudieron disfrutar de este precioso día afuera en los jardines de Quinta del Ynfanzón donde tuvo lugar el cóctel de bienvenida. Momento perfecto en el que todos se pudieron hacer numerosas fotos de recuerdo con los novios. El día era ideal y el entorno también.

Tras el cóctel llegó el momento de la cena que estuvo muy animada. Una vez cortada la tarta por los novios, llegó el momento del intercambio de regalos. Había para todo el mundo. Para los padres de los novios, para las dos hermanas que tanto Diego como Rebeca tienen en la familia, así como para sus mejores amigos.

De hecho, Rebeca le quiso entregar como obsequio su ramo de novia a su mejor amiga, quien con cara de sorpresa lo recibió visiblemente ilusionada. Lo cierto es que fueron momentos muy especiales los allí vividos.

Y, por fin, llegó el momento del baile en la Quinta del Ynfanzón. Diego no quiso perder la oportunidad de hacer un regalo muy especial para Rebeca. Algo que le hacía especial ilusión. Bailar juntos su primer baile ya convertidos en marido y mujer. Y así fue…

Quinta del Ynfanzón. El lugar perfecto para tu buda

Fotografías únicas en la boda de Rebeca y Diego

Lo cierto es que este día se dieron las circunstancias perfectas para poder disfrutar de una preciosa sesión de fotos con los novios. El día era muy bonito y soleado. Y La Quinta del Ynfanzón estaba preciosa para la ocasión. La actitud de los novios hizo el resto.

Como expertos fotógrafos de boda en Asturias siempre buscamos que nuestras imágenes no sean posadas. Queremos captar la emoción de los novios, así como su felicidad. Ser testigos de esos momentos únicos que solo las parejas que se casan entienden.

Si buscas que tu boda sea tan especial como la de Rebeca y Diego, no lo dudes más. Somos la elección perfecta para que dispongáis de un precioso recuerdo del día en el que os convertiréis en marido y mujer. Una fecha demasiado importante como para dejar la decisión del fotógrafo a la ligera.

Poneros en contacto con nosotros y os resolveremos todas las dudas que podáis tener. Los novios son lo más importante para Producciones CM. Por este motivo, nos molestamos en conoceros y acompañaros en el que, sin duda, será uno de los días más felices de toda vuestra vida.

Así fue la boda de Rebeca y Diego en Quinta del Ynfanzón.

Producciones CM