Fotografos

María Jesús y Oscar

Somos María Jesús y Oscar una pareja entusiasmada por el mundo de la fotografía. Nuestra experiencia empezó en los medios de comunicación años atrás, pero, con el tiempo esta pasión nuestra se fue trasladando hacia objetivos mucho más sentimentales y familiares.

No somos unos simples fotógrafos de boda porque no somos una pareja convencional. La familia y el poder de lucha son los lemas de nuestra bandera. Por este motivo, disfrutamos tanto de nuestro trabajo.

Para nosotros no hay nada como ser testigos del momento en que una pareja enamorada decide darse el sí quiero e iniciar una vida en común juntos. Lo cierto es que nos sentimos privilegiados de poder compartir tantas emociones y sentimientos concentrados en tan solo un día.

Esa es la base de todo nuestro trabajo. La capacidad por plasmar mucho más allá de lo que otros hacen con una simple fotografía. Nosotros siempre buscamos captar ese momento especial que nada tiene que ver con las instantáneas posadas. Nos gusta la espontaneidad y la naturalidad. Porque no hay nada como poder fotografiar la emoción que reina en los rostros de nuestros novios.

Nosotros también tuvimos nuestra boda y, con cada trabajo, volvemos a revivir ese día tan maravilloso. ¡Gracias a vosotros! Aunque ya han pasado 16 años de nuestro sí quiero lo seguimos recordando como si hubiese sido ayer. Por este motivo, tenemos la gran virtud de ponernos en la piel de muchos novios. Los nervios, el estrés por todas las cosas que hay que organizar, etc.

Cuando no estamos trabajando nos encanta ir al cine, disfrutar de un día en la playa, dar paseos largos, viajar…

Tenemos un hijo precioso al que adoramos. Su nombre es Illán, tiene 8 años y es el centro de nuestra vida.  Esta es una historia preciosa que nos ayudó a convertirnos en padres. Antes de saber si podíamos quedarnos embarazados, ya contemplábamos la opción de adoptar a un peque. Fue un camino muy duro, pero precioso. Al final, la espera, el papeleo y todos los trámites merecieron la pena.

La primera vez que vimos a Illán ya lo sentimos nuestro. Fue una sensación maravillosa e indescriptible. Aquel día entendimos que ya nada nos podría separar de él. ¿Conocéis la historia asiática del lazo rojo? Nosotros creemos fervientemente en ella y sabemos que hemos estado unidos a nuestro hijo desde el mismo día en que nació.

Nuestra experiencia en Vietnam fue única. Pasamos 23 días increíbles allí, en los que pudimos visualizar lo que iba a ser una familia de tres. Ha sido un sueño tan maravilloso que tan solo un año después de estar en España y en cuanto supimos que podíamos adoptar de nuevo, iniciamos un nuevo proceso de adopción, esta vez en Bulgaria. Con este ya son siete años sin tener noticias de este proceso. Pero no perdemos la fe.

En Bulgaria es donde ahora se centran todas nuestras nuevas ilusiones. Queremos darle un hermanito a nuestro hijo Illán aunque él tiene claro que preferiría que fuese una hermanita. Nos morimos de ganas de ser padres de nuevo. Os aseguramos de que es la cosa más bonita de este mundo, así que si podéis adoptar hacedlo. No os arrepentiréis. Lo cierto es que para vosotros va a ser todo un cambio de vida, de mentalidad… Porque no solo estáis convirtiéndoos en padres, sino que además le estáis dando a una persona sin recursos la oportunidad de estudiar, así como de realizarse en la vida.

Bien, pues estos somos María Jesús y Oscar, tus fotógrafos de boda. Esperamos que pronto nos podamos conocer para compartir vuestras ilusiones con nosotros. ¡Os esperamos!